lunes, 7 de febrero de 2011

la amistad

- Bla, bla, bla, bla, bla, bla……..bla. Solo te quiero decir lo que me molesta, pero corta con tu pasado, ya de una vez!!!!!, < porque a mí me molesta > . oh!!, oh!! un taxi me voy chau.-
Estas fueron las últimas palabras de la despedida que mas que despedida fue una pataleta inmadura hija del ego, “se diferente, porque así no me gusta”.



La amistad trasciende fronteras, no reclama, no exige, muere para dar vida. Solo cuando somos pares cuando somos conscientes de los roles cuando dejamos de lado el ego hay espacio para la amistad solo en ese instante divino somos amigos. Después, después no cuenta. Después es afuera es el ego el que habla, pide, reclama para si.
Es el ego el que demanda has esto por mi, deja lo otro por mi, ríe por mi, que me pongo para salir? . dicho esto afirmo lo siguiente yo no soy tu papa. …………...
Asumo mi responsabilidad de lo que me toca, te doy las gracias y te aviso que voy a partir en un viaje. Es mi sentir punto.



No se que parte de esta historia me pertenece, creo que toda desde el lugar donde somos uno, a pesar de las luchas con el racional tratare de sentir y ser consciente de esa sensación, esa unidad. Seguiré viajando en este camino del auto aprendizaje. Seguiré creciendo viajando en la luz montado en las estrellas, cabalgando sueños, seguiré hablando, expresando, despejando la oscuridad, vienes? Te invito a caminar.

Sergio Abel durand

sábado, 18 de septiembre de 2010

amanece que no es poco

Las calles desiertas forman un laberinto donde se pierden las emociones, los recuerdos, se esconden amores, juega la esperanza, sin dejarse amedrentar, a agarrarse la avenida mas ancha. Algunas calles están en reparación, otras están excelentes y algunas aun siguen rotas. La primavera renueva a pinceladas los colores de estas calles que otrora eran grises así es la vida así creo somos por dentro sabiendo que para llegar a destino a veces nos toca girar por unas de estas calles rotas.

La música de un piano, un bar, una copa de vino, un cigarrillo me acompañan en un impase de este viaje sempiterno. Cierro los ojos para ver como los acordes, el humo del cigarro, el aroma del vino y esos recuerdos arraigados, apropiándose del tiempo, bailan incansables nostálgicos, reconstruyendo una adolescencia revoltosa, maravillosa. abro los ojos y la ciudad sigue ahí con sus límites desdibujados tras los asentamientos humanos. Mis calles caóticas, a veces. También a veces despejadas. El bar casi vacío, las mozas siempre sonrientes buscando aumentar las ventas, la noche mansa circunscribe un nuevo día y su silencio invita a descansar, un cafecito y un cigarro mas para no declinar a tan gentil invitación.

No se que pasara mañana pero hoy siento alivio después de aprender que para poder perdonar primero es necesario liberar el dolor producido por la ofensa para después poder perdonar la ofensa. No sé que pasara mañana pero ahora este momento basta, no sé qué nuevos dolores se manifestaran pero ya no los ocultare, no importa cómo se presenten los dejare marcharse no valen la pena, al carajo. Entretanto yo voy a comenzar a vivir. Nuevas rosas dejare crecer en mi jardín, abrazare a mis hijos para dejarles saber que camino junto a ellos. Mirare a mi esposa a los ojos con una mirada tierna llena de amor para agradecerle que está a mi lado, recuperare los amigos que pueda recuperar, y hare nuevos amigos. Renovare las esperanzas en cada atardecer, y dejare que los latidos de mi corazón marquen mi norte.

No se que pasara mañana pero hoy pienso VIVIR!!!!!!!!!!!


sergio abel durand

viernes, 27 de agosto de 2010

el dolor del desarraigo

Lunes 8:15 am demasiado temprano para visitas, el día esta gris el paisaje urbano parece una foto en blanco y negro, conversábamos en la tranquilidad de mi hogar pero nada de esto intimido el llamado a la puerta mi cuñado y su esposa recién llegados de argentina llenos de anécdotas y presentes para la familia. Me toco un preciado paquete de yerba y atados de cigarros parissiens y con ellos la nostalgia, los recuerdos, las ganas del pago, la infancia, mi adolescencia. El humo del cigarro me mostraba pasajes de mi vida en cada bocanada y la dolorosa sensación del desarraigo. Esa dolorosa sensación de ser un hijo abandonado de no pertenecer ni aquí ni allá.
Siempre que vuelvo al pago solo el paisaje me acaricia como una madre que encuentra al hijo perdido, nada es igual los paisajes urbanos cambian, otras maestras caminan las aulas de mi colegio y esto es natural la vida fluye como un rio un rio de vida. El ángel de la eternidad se empecina en mostrarme que el pasado no quedo en los recuerdos y que el futuro no es lo que esta por venir todo es presente todo coexiste aquí y ahora solo que en distintas dimensiones. Yo me empecino en aceptar esta verdad algún día la sentiré.
Volveré. Adonde? Me pregunto si el desarraigo es un sello permanente, un tatuaje, un estigma, un revoltijo de emociones de sentimientos que pululan, invaden, ahogan a veces. A veces también buscan parecidos en las calles, en los paisajes en las sonrisas de la gente. Pero seguiré tomando mate, fumando mis cigarrillos parissiens , comiendo cebiche , tomando un cafecito, conversando con mis amigos, corriendo con mis hijos, caminando al lado de mi esposa porque acá se manifiesta mi historia de vida y de ella no me desarraigo. Me pertenece es mía y me encanta.


sergio abel durand

domingo, 13 de junio de 2010

Hoja en blanco ( a mis hijos )

Verlos crecer, apoderándose de las situaciones es un desafío que me llena de orgullo. La vida se abre como una puerta de par en par invitándolos a cada paso a descubrir, sentir, jugar, aprender, cambiar, a crecer, y yo a sus lados con los ojos llenos de lagrimas acompañándolos en tan maravillosa contienda.

No dejo de pensar en lo maravilloso que es estar juntos en los roles que nos toca en esta ciudad por momentos gris y por momentos plagada de colores, llena de sorpresas agradables, en este mundo preñado de paisajes trascendentes, en estos días llenos de existencia, en estas noches con innúmero de estrellas.

Pensaba cuando nacieron, sus primeros pasos, el colegio o los colegios por los que pasamos jaja. Pensaba en las etapas. En sus logros. Pensaba en Uds, pensaba en mi y en esta dinámica que vamos dibujando cada día. En medio de errores, de aciertos, de risas y de llanto en medio de la vida esta que escogimos y que es tan linda y tan dulce.

Mientras disfruto un café, enciendo un pucho y lo fumo despacio, escucho tiramisú de limón de joaquín sabina. Sentado frente a una hoja en blanco sin saber que escribir. Pensaba justamente eso que la vida es como una hoja en blanco y quiero decirles, gracias por permitirme escribir la mía a sus lados mientras escriben la suya y que lindo es compartir algunos párrafos, entrelazar afectos y volar en libertad. los amo y doy gracias a dios de que estemos juntos.


sergio abel durand

miércoles, 2 de junio de 2010

Que difícil es para los hombres ser madre

Quedarme en casa en lo noche dar de comer a mis hijos y acostarlos a dormir es todo un tema existencial. Mi viejo, mi abuelo, mis tíos me aconsejaban terminar la secundaria y estudiar algo que me permita entrar a trabajar a un empresa que me de beneficios, y esperar que la muerte me encuentre en la vejez mínimamente satisfecho. Valga destacar que no había ningún visionario ni siquiera alguien que ostente un poco más. Era una familia típicamente o mejor mediocremente conformista.


Por estos tiempos ni en las mas afiebradas discusiones de café se especulaba con la realidad que hoy nos compromete, mujeres gerentes, presidentas, mujeres sostén del hogar, mujeres taxistas, mujeres futbolistas, mujeres jefas, mujeres empresarias, mujeres infieles, mujeres borrachas, mujeres que fuman en la calle, mujeres, mujeres, mujeres, mujeres, mujeres y que además de todo esto siguen siendo amantes, esposas, amigas, madres, tiernas, cariñosas, y también siguen mutando en esa horrible monstrua llamada suegra.


Nosotros los hombres, …… ah! Hola que tal encantado soy hombre, un gusto. Si, seguimos en bolas como siempre. Hemos sido desplazados pero parir no podemos, entonces hacia donde nos desplazamos? Elegimos apoyar en casa con los quehaceres? NO . tuvimos que hacerlo. Cuando nos dimos cuenta ya estábamos alli.


En este ir y venir un dia las mujeres un dia los hombres, aprenderemos a hacerlo juntos? Será esta un opción saludable? En realidad no importa lo que pase la vida es como debe. Pero por favor pase lo que pase no se transformen en suegras.

sergio abel durand

viernes, 26 de febrero de 2010

DR. ROBERTSON


 

Nunca me acerque a decirle cuanto lo respeto, nunca le dije que lo admiro, nunca le dije que me hice fans del lunes por la tarde en que iba al hospital a disfrutar de ese pedacito de tiempo que me regalaba para conversar mientras veía por el microscopio vaya a saber que película de células inconclusas. Será por eso que partió sin despedirse. hombre que creció entre columnas, respetuoso de la libertad, de la palabra, hacedor del pensamiento, moldeador de jóvenes con valores. Mi querido Dr. Robertson.

A Tarija se le vaciaron las calles, la universidad de odontología quedo vacía, los sauces y los molles mezquinan sus sombras a los solitarios caminantes que no entienden por que los pájaros dejaron de cantar hoy. Los torpes e ignorantes que lo llamaban loco por que los hacía pensar no entendían que en el ejercicio del pensamiento les aguarda un futuro esclarecido. Mi querido dr. Robertson.

Las bagualas cabalgan en las guitarras por los carnavales de Tarija buscando su voz los compadres y las comadres caminan rengos en una eterna letanía en inconclusa procesión.

Mi querido Dr. Robertson en los senderos de esta vida quedo marcada su huella como una llama eternamente encendida que ilumina a un innúmero de jóvenes que después de Ud. tomaran las riendas para encaminarnos por un mundo mejor.

Lo recordare siempre como el gran hombre que fue , con sus virtudes, con sus carencias, con sus alegrías, con sus penas, con sus obras, con sus sueños inconclusos, lo recordare como mi profesor de patología. Respetuosamente .

Sergio a. durand


 

domingo, 14 de febrero de 2010

La lucha interna

Siempre es una lucha, un coliseo romano al que soy vomitado para expiar mis culpas, una pelea callejera entre pandillas entre barra bravas entre el bien y el mal. Las pruebas que hacen desdoblar mis habilidades no son nada es lo que trato de pensar para aligerar el paso de los sábados en los que decido tomar ayahuasca.

En estos sábados me acuerdo de todas las marcas de chocolate que ingerí en mi vida y que hoy podría ser uno más, llegan a casa todos los encartes con las ultimas oferta de helados, tortas, y otras putas tentaciones. Y yo que estoy de ayuno. A mis hijos se les ocurre los platos para todo el mes. Si…… justo hoy. Hoy que estoy prohibido de comer, de tener sexo, de mirar tele, de ver una película, de ratonearme que corro desnudo al lado de Betty Boop. Solo por hoy esta lucha invisible se trasforma en una lucha sin cuartel palpable, suda, huele, apesta, enriquece, duele.

Y pienso que vale la pena el esfuerzo que después de mi sesión seré otro siempre uno es diferente después de cada experiencia, pero en la víspera de la toma de ayahuasca la vida parece solo cuesta arriba, en un camino mustio, espinoso, álgido. Como el sendero de todo aprendizaje. relajarse respirar profundo poner de manifiesto la fe y aceptar lo que toca, no luchar, desapegarse son acaso estas herramientas para menguar el dolor mejor aún transformar el dolor en amor.

Las horas pasan lentas me voy a dar un baño dormiré un poco me olvidare de todo solo por un rato, preparare mi bolso mi pipa, mi tabaco mi agua florida y entonces ayahuasca –ayavoy. Un amigo dijo una vez que uno se internaba en la oscuridad de la noche para salir fortalecido, curtido en la mañana, nunca estuve en un guerra y espero no estarlo pero me imagino que es la sensación que uno va a combate. Si. a combatir tus propios miedos, tus dolores, tus vacios, tus carencias, y también a fortalecer tus habilidades, tus virtudes, tu espiritualidad. Siempre es una victoria, siempre es un aprendizaje, siempre es maravilloso recorrer los senderos de la pachamama con amigos, hermanos espirituales, compañeros, paisas.